Publicidad

Redes sociales deben estar lejos del alcance de tus hijos

Expertas de UNIBE brindan recomendaciones a madres y padres de familia. 

Por Mamá Joven

El uso de las redes sociales por parte de la población infantil menor de 13 años no debe ser permitido por las madres,  padres o encargados.

Esa es la principal recomendación de los expertos ante la consulta de los papás de si deben permitir o no que sus hijos  naveguen en las redes sociales. La negativa de los especialistas en el tema es debido a múltiples peligros a los que se ven expuestos los menores.

Sara Solís Alvarado, psicóloga del Centro de Neuropsicología de UNIBE, explicó que los niños y niñas menores de 13 años no están preparados  y carecen de la madurez necesaria  para detectar qué es bueno y qué es malo.

“Las redes sociales como Instagram o Facebook están hechas para mayores de 13 años, los creadores han determinado quiénes pueden usarlas. Esto se debe a que los menores carecen de un desarrollo necesario para poder hacer un correcto manejo de estas páginas y no están hechas para ellos”, explicó Solís.

La especialista de UNIBE mencionó  que es hasta después de los 13 años que  el cerebro del adolescente empieza a desarrollar los conceptos de lo que es permitido y lo que no lo es.

“Las redes sociales  se podría decir que se han convertido en un problema porque han desarrollado patologías como la nomofobia que es que es el miedo a salir de la casa sin el teléfono, como la ludopatía ya que se aíslan, entre otras más”, mencionó.

Entre los peligros a los que se arriesgan, al ser tan vulnerables y no tener malicia,   está el grooming que son conductas por parte de los adultos para establecer lazos de amistad con niñas y niños a través de  Internet y las redes sociales.

“El grooming tiene como objetivo satisfacer un contacto sexual con los menores, un abuso sexual o imágenes sexuales para luego extorsionar a los niños y hasta  padres de familia”, aseguró Solís.

Otro de los riesgos a los que se exponen son el acoso sexual y  publicaciones con contenido sexual.

“También existen riesgos como es el ciberbullying que se puede dar desde todas partes del mundo a través de información que se puede viralizar y el conocido sexting que es cuando se intercambia imágenes  o videos con contenido sexual, y según las estadísticas se  habla que 4 de cada 10 niños ha caído en esto y definitivamente son cifras alarmantes”, explicó Solís.

¿Y si ya tienen la cuenta de la red social?

El acompañamiento por parte de los adultos es fundamental en las familias en las que los infantes ya  cuentan con una red social.

“Si le permito a mi hijo tener una red social tengo que hacerme responsable de ello. Debo

tomar pautas importantes para proteger al menor, es decir, dedicarle tiempo a esa cuenta para hacerla lo más privada posible, y establecer, dentro de lo que cabe, controles como de a quiénes puede tener como amigos”, mencionó la Psicóloga de UNIBE.

Estadísticas en Europa hablan que el 12%  de la población infantil entre 9 y 11 años ya tienen una red social, así que el uso de las mismas es una realidad. Según datos de la UNICEF, 1 de cada 3 niños son usuarios de Internet.

La experta mencionó los controles puntuales que deben tener las familias.

·         Hacerle entender a los  menores que las personas que estén en internet no son amigos, son desconocidos.

·         Que no deben publicar información personal como teléfonos o dirección.

·         Que lo que se sube a las redes es prácticamente para siempre, aunque exista opciones que son temporales como lo son las historias.

·         Eliminar la geolocalización que es la que sale cuando se publica alguna foto o video, para así evitar que identifiquen dónde se encuentren los chiquitos.

Solís dice que lo recomendable es que los adultos mantengan un diálogo constante donde les expliquen a sus niños que esas redes sociales deben ser públicas para la familia, es decir, que pueden ingresar a esas cuentas en cualquier momento para poder controlar la información que reciben y que faciliten a otros contactos.

“Es importante dar amor con rigor a los hijos, así que hay que implantarle esa cultura que es normal que papá o mamá pueden manejar sin ningún conflicto esas redes sociales. Recordemos que los límites quienes los ponen son los padres de familia”, mencionó la Psicóloga.

“Las contraseñas del teléfono y de las redes sociales de los  hijos no deben ser privadas, los cuidadores deben de tener acceso libre, con el fin de tener una supervisión más efectiva”, aseguró Diana Sibaja, especialista en Psicología Educativa y etapa escolar.

Solís aseguró que redes sociales como Facebook, Instagram, Snapchat, definitivamente no son para los niñas o niños.

¿Cuánto tiempo es recomendable el uso del internet y redes sociales?

La experta asegura que el tiempo máximo en el uso de las redes sociales no debe sobrepasar entre la hora y dos horas al día, esto luego de que los menores hayan terminado sus deberes diarios y que además, pueda dosificarse durante el día.

“Los  padres deben tener claro que son ellos quienes regulan el tiempo que sus hijos utilizan para las redes sociales, y que en caso de que el menor durante el día sea cuidado por otras personas, se debe ser consistente en la aplicación de las reglas”, dijo Sibaja.

En el caso de niños y niñas que se pongan rebeldes ante la negativa de los papás en el uso de las redes sociales, lo mejor es dialogar  y marcar los límites,  o bien, cerrar la cuenta de la red social.

Sibaja recomendó que los padres y madres de familia deben tener claro que  son un modelo para la niñez, por lo que, es importante que ellos hagan una revisión de sus hábitos y de cuánto tiempo están dedicando al uso de la tecnología y redes sociales, y cómo esto está influyendo en la interacción, comunicación  y cercanía entre todos los integrantes de la familia.

 

Pin It on Pinterest

Share This