Paso a paso: lo que debes hacer cuando tu hijo se quiebra un diente

Cuando el bebé comienza a dar sus primeros pasos son frecuentes las caídas y los impactos en la cara. Para minimizar posibles secuelas en los dientes futuros es fundamental ir a las Urgencias de tu hospital. Necesitas al odontopediatra.

Por El Salvador 

“Si tu hijo se ha caído de cara y sangra mucho por la boca, algo normal en esta zona por el buen número de terminaciones venosas, lo más importante es enjuagar la zona con agua para observar con nitidez las secuelas del golpe, ya que en ocasiones no existe un traumatismo importante y no procede la alarma”, señala María Angustias Salmerón Ruiz, pediatra de la Unidad de Medicina del Adolescente del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

Una vez que se ha cortado la hemorragia, se palpan todas y cada una de las piezas dentales para comprobar que no se mueven o que no se hayan roto o desprendido, cuando no se han ocultado en la cavidad oral.

“Es muy importante buscar el trozo o el diente perdido para la reconstrucción, pero también para asegurarnos de que no se ha retraído en la encía. En urgencias se realizará una radiografía de la boca para corroborar que no se ha quedado en alguna parte de boca”, expone.

Cuando encontremos el diente o el trozo desprendido, debemos guardarlo en un recipiente con suero fisiológico o leche desnatada; o con agua si no tenemos estas alternativas. Luego iremos a urgencias.

“Los dientes de leche no se reimplantan y los dientes definitivos sí se reimplantan. Al recoger el diente del suelo se debe sujetar por la corona y nunca por la raíz, que debemos evitar tocar con los dedos o cualquier otra cosa. El diente se enjuaga con agua abundante para limpiar la suciedad y se conserva en leche desnatada o suero fisiológico”, afirma.

Una vez que el ortodontopediatra ha reconstruido la pieza dental se debe poner especial ahínco en el mantenimiento saludable del diente o trozo dental reimplantado.

“Los dientes afectados en un accidente suelen ser las paletas de arriba y las de abajo, por lo que evitaremos que el niño muerda. La dieta será a base de alimentos triturados durante quince días. Y con el fin de evitar las infecciones será fundamental un buen cepillado con pasta dentífrica después de cada comida y usar un enjuague bucal con clorhexidina al 0,1% al menos una vez al día”, aconseja la pediatra.

En conclusión, para la doctora María Salmerón Ruiz, si un niño se cae de cara y se hace daño en la dentadura, “lo más importante es acudir al odontopediatra con el niño y con la pieza dental lo más protegida posible”.

En cualquier caso, es oportuno visitar al odontopediatra dentro del primer año de vida del bebé y realizar una revisión semestral cada seis meses.

Pin It on Pinterest

Share This