Estreñimiento afecta a un 3% de los niños a nivel mundial

Los bebés amamantados tienden a sufrir de estreñimiento con menos frecuencia.

Por Mamá Joven

El estreñimiento o constipación infantil es un síntoma gastrointestinal común en la infancia con una prevalencia estimada del 3% en todo el mundo. Entre el 17% y el 40% de los casos comienza en el primer año de vida 3 .

De acuerdo con los expertos en salud, las causas del estreñimiento infantil pueden ser orgánicas o funcionales. Las orgánicas son las menos frecuentes, de un 5 a un 10% de los casos, y se asocian, principalmente, a condiciones metabólicas, anatómicas, neurológicas y hasta farmacológicas 4 .

Por su parte, las causas funcionales, que se presentan entre un 90 y un 95% de los casos, se relacionan,
principalmente, con:

– la inmadurez del sistema digestivo -inmadurez de la motilidad intestinal (acción fisiológica del aparato digestivo encargada de desplazar el contenido de la boca hacia el ano), así como el retardo o la perturbación de la colonización del intestino por las bacterias-; y
– los cambios en la alimentación del bebé. Por ejemplo, la transición de leche materna a fórmula o la introducción de alimentación complementaria, proceso que se da después de los 6 meses.

“Durante el primer año de vida el sistema digestivo sufre cambios importantes hasta alcanzar, de forma gradual, su funcionalidad completa. Este proceso natural puede causar molestias digestivas transitorias en los bebés, tales como: estreñimiento, cólicos y llanto excesivo durante el primer año de vida”, explicó el Doctor Salvador Villalpando, médico pediatra mexicano con subespecialidad en gastroenterología y nutrición infantil.

Villalpando es el jefe del Departamento de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica del Hospital Infantil de México Federico Gómez desarrolló el tema en una jornada de capacitación médica realizada el pasado jueves 9 de agosto en Costa Rica.

Identifique los síntomas

Si bien, los médicos catalogan el estreñimiento como un problema de salud menor, sus síntomas pueden causar gran preocupación a los padres de familia.

Este padecimiento se asocia con una disminución de la frecuencia de las evacuaciones (ver recuadro adjunto), la presencia de heces duras, difíciles y dolorosas de evacuar, incontinencia fecal y dolor abdominal 5 .

Actualmente, este padecimiento es una de las principales causas de consulta pediátrica. Un 5% de las consultas pediátrica y 25% consultas de las consultas de gastroenterología pediátrica se asocian al estreñimiento 6 .

“Los padres suelen prestar mucha atención a la frecuencia en las evacuaciones y la consistencia de las heces de su bebé, pues consideran la deposición como un reflejo del estado de salud del menor, especialmente durante el primer año de vida. Es usual que los padres velen por la comodidad de sus bebés, por lo tanto, cualquier signo de molestias digestivas del menor es una fuente usual de estrés e incertidumbre y, a menudo, esto los lleva a consultar al médico”, señaló el Doctor Villalpando.

El estreñimiento debe ser tratado

Si el padre de familia identifica uno o varios síntomas de estreñimiento en el menor es importante que consulte a un profesional de la salud para su adecuado abordaje y tratamiento.

Para que el médico considere el diagnóstico de estreñimiento en neonatos y lactantes debe identificar al menos 2 de los siguientes criterios en un período mínimo de 1 mes:

– Dos o menos defecaciones por semana.
– Retención excesiva de heces.
– Movimientos intestinales dolorosos.
– Heces de gran diámetro.
– Presencia de una gran masa fecal en el recto.

Una vez diagnosticado, el estreñimiento en los bebés y niños pequeños suele controlarse primero con cambios en la alimentación, en el caso de niños que ya hayan iniciado ablactación -introducción de alimentos sólidos en la dieta.

“Es fundamental que exista un manejo nutricional eficaz de los síntomas relacionados con el estreñimiento durante la infancia”,
enfatizó el médico. Si el estreñimiento persiste a pesar de los cambios en la alimentación, se debe consultar nuevamente a un profesional de la salud.

“Lo importante es evitar que la constipación se convierta en un problema recurrente que agrave la situación de salud de los pequeños. Si el estreñimiento no se trata de manera oportuna y adecuada, el dolor al evacuar heces duras y voluminosas o las lesiones que esto puede generar en el ano de los bebés puede provocar que los menores comiencen a retener las heces de forma voluntaria, para evitar el dolor, y esto hace que las heces se endurezcan más y permanezcan más tiempo en el intestino grueso, causando más dolor abdominal y perpetuando así el estreñimiento”, finalizó Villalpando.

El estreñimiento es un problema cada vez más frecuente a nivel mundial, que afecta la calidad de vida de los niños y sus familias y aumenta los gastos en salud.

Nestlé apoya la educación médica continua con el propósito de mejorar la calidad de vida de las personas y contribuir a un futuro más saludable.

Pin It on Pinterest

Share This