5 medidas de seguridad básicas para viajar con niños en el automóvil

El error más frecuente de los padres, o cuidadores, es el uso incorrecto de los dispositivos de seguridad. Su mala utilización representa peligro y vulnerabilidad en los menores.

Por Mamá Joven

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, instalar y utilizar correctamente los dispositivos de sujeción para niños reduce, durante los accidentes de tránsito, las muertes de lactantes aproximadamente en un 70% y las de niños pequeños entre un 54% y un 80%.

A pesar de que los padres tienen cada vez mayor conciencia sobre la importancia de utilizar estos dispositivos de seguridad, el error más frecuente es el uso incorrecto de los mismos. La mayoría de los casos por desconocimiento o falta de información. Esto aumenta las posibilidades de lesiones graves e incluso podría causar la muerte de los menores, ante un eventual accidente en carretera.

Por eso, tome en cuenta estas cinco recomendaciones básicas para aumentar la seguridad de los niños durante los viajes en automóvil, que brinda el Instructor Técnico de Nissan Costa Rica,

Erick Alfaro. 

  1. Utilice el sistema de seguridad adecuado para la edad y tamaño de su hijo.

En el mercado existen diferentes dispositivos de sujeción para niños. Estos han sido diseñados para adaptarse a la morfología de los menores, tomando como base el tamaño y el peso promedio en cada etapa de crecimiento, y para garantizar una adecuada protección en caso de accidente.

Es indispensable revisar la talla de su hijo para evaluar cuál dispositivo de seguridad debe utilizar o en qué momento está listo para avanzar al siguiente. Hay menores que son más pequeños o más grandes que el promedio de niños a su edad, ante esto, algunos consejos prácticos que le permitirán evaluar si el sistema de sujeción es el adecuado:

o   Si la cabeza del niño sobrepasa la parte superior del dispositivo, significa que este es muy pequeño para él.

o   Si los cinturones de seguridad no se cruzan por la zona del cuerpo que indica el fabricante, aunque su hijo tenga la edad, no está listo para utilizar ese tipo de asiento.

o   Si los cinturones de seguridad le quedan flojos o muy tallados, aún ajustándolos, debe buscar otra opción.

  1. Conozca el sistema de anclaje que posee su vehículo.

Antes de elegir la silla para su hijo debe tener claro el sistema de anclaje o agarre que posee su vehículo. Algunos dispositivos para niños funcionan con los cinturones de seguridad del vehículo y otros utilizan los enganches tipo ISOFIX (estándar ISO para los sistemas de sujeción para sillas de seguridad para niños).

Ambos sistemas de sujeción son seguros. Sin embargo el sistema de enganche ISOFIX brinda dos ventajas principales:

  • Simplifica la instalación. Únicamente se deben insertar los anclajes, ubicados en la base del asiento, en los adaptadores que se integran al asiento de los vehículos.
  • Mejora el ajuste. El enganche ISOFIX está basado en tres puntos de anclaje atornillados al asiento del coche, por lo que se garantiza una mayor sujeción. Un asiento bien ajustado no debe moverse más de 2,5 centímetros.

Es importante que el sistema de anclaje ISOFIX está diseñado para soportar un peso máximo de 35 kilogramos, por lo que a partir de ese peso, se deben utilizar los cinturones de seguridad para reforzar la sujeción del asiento para niños.

  1. Coloque a los niños siempre en los asientos traseros del vehículo.

Los niños menores de 12 años siempre deben viajar en los asientos traseros, nunca en el asiento del copiloto. Esto es porque los airbags delanteros cuentan con un sistema de seguridad diseñado para proteger a adultos, con un peso promedio de 75 kg y una estatura superior a 1.50 metros.

La potencia de un airbag -cuando está inflado- y la altura a la que ha sido estratégicamente ubicado para proteger a los pasajeros adultos que viajan adelante en el vehículo, puede provocar que un niño pequeño sufra golpes fuertes y hasta asfixia.

Si un niño mayor a 12 años quiera sentarse en el asiento delantero, lo recomendable es desplazar el asiento hacia atrás lo máximo posible.

Los niños más pequeños, al menos hasta los dos años de edad, deben colocarse en el sentido opuesto a la marcha del vehículo. Si se presenta un accidente, esta posición es en promedio 75% más segura, reduce hasta 5 veces las lesiones por el efecto latigazo y disminuye el riesgo de impacto contra otros ocupantes o elementos del vehículo.

Si viaja con varios niños, primero ocupe los dos espacios ubicados detrás de los asientos delanteros del vehículo. En caso requerir colocar un tercer asiento de seguridad, este debe ir al centro en el asiento trasero. Lo correcto es colocar en este espacio los asientos para el niño de mayor tamaño, idealmente que ya utilice dispositivos como silla con respaldo o booster.

  1. Revise la fecha de caducidad del dispositivo de seguridad.

Los cambios de temperatura a los que se exponen los asientos para bebé dentro del automóvil, hacen que el plástico se expanda y se contraiga. Esto con el paso del tiempo lo deteriora y hace que pierda la flexibilidad y tienda a romperse con más facilidad.

En relación a lo anterior, en promedio, después de seis años los dispositivos de seguridad para niños pierden su vida útil y dejan de ser 100% seguros. 

Además, posterior a un accidente, donde el asiento de seguridad haya hecho la labor de contención del niño, este debe reemplazarse de inmediato. Aunque no haya sufrido un daño aparente, la estructura interna puede estar afectada.

  1. No enseñe a su hijo a ponerse y quitarse los cinturones de seguridad.

Es fundamental educar al niño para que únicamente los adultos pueden abrochar y desabrochar los cinturones del dispositivo de seguridad. No enseñe a su hijo pequeño a hacerlo por sí mismo, pues eso aumenta el riesgo que durante el viaje pueda soltarse el cinturón.

Además, es importante que el niño aprenda que un vehículo no puede ponerse en marcha hasta que todos los ocupantes tengan colocados los cinturones de seguridad. Esto solo va a suceder si desde pequeño ve el ejemplo en todos los pasajeros que viajan junto él.

Recuerde mantenerse siempre alerta y vigilante. La conducción de un automóvil es una de las actividades que puede tener mayores consecuencias peligrosas cuando el conductor no se mantiene alerta.

Antes de iniciar el viaje, debe revisar siempre la correcta colocación de los sistemas de sillas para niños. Si va a viajar solo con niños, durante el recorrido, monitoree constantemente por el retrovisor la posición de los cinturones de seguridad. Si un niño mueve o desabrocha su cinturón de seguridad, detenga el vehículo y colóquelo correctamente. Los cinturones de seguridad en la posición incorrecta pueden provocar golpes fuertes y hasta asfixia en caso de frenazos brusco y colisiones.

Pin It on Pinterest

Share This